Padre Alberto Hurtado

 

Alberto Hurtado Cruchaga nació en Viña del Mar, Chile, el 22 de Enero de 1901. Formó parte de una familia muy cristiana y unida.
hurtadoCuando tenía sólo 4 años murió su padre, Alberto. Desde entonces Ana, su madre, debió hacerse cargo de él y de su hermano Miguel.

En 1909 entró becado al Colegio San Ignacio, donde se distinguió por ser buen compañero, alegre, comunicativo y piadoso. Su tiempo libre lo ocupaba en visitar y ayudar a los más necesitados.

Terminado el colegio ingresó, en 1918, a estudiar leyes en la Universidad Católica y al mismo tiempo trabajaba para ayudar a su madre. Participó activamente en política y fue prosecretario del Partido Conservador y su candidato Luis Barros Borgoño.

Sin embargo, su vocación era ser sacerdote. Ya a los 15 había presentado su primera solicitud para ingresar a la Compañía de Jesús, pero se le aconsejó esperar hasta concluir el bachillerato. Rezaba horas para poder realizarla y Dios lo oyó: su madre recibió un dinero que se le adeudaba, con el cual podría vivir tranquila.

Alberto Hurtado entró a la Compañía de Jesús en 1923. Tras 10 años de preparación y estudios de filosofía, teología, psicología y pedagogía, fue ordenado sacerdote en Bélgica, en 1933.

A su regreso, en 1936, el país estaba sumido en una gran crisis social. Se dedicó de lleno a sus alumnos del colegio, a los cuales no sólo enseñaba sino que dirigía espiritualmente. Fue un gran educador de juventudes.
Encontrarse con personas enfermas, pobres o niños abandonados que dormían bajo los puentes del río Mapocho lo motivó a crear un lugar donde pudieran refugiarse: el Hogar de Cristo.

Su entusiasmo, oración y la ayuda de personas generosas hicieron realidad su gran obra en 1944. El Padre Hurtado fundó también talleres para educar y capacitar en un trabajo digno a los más necesitados.

Además, publicó y dictó conferencias sobre el sacerdocio, los problemas de la adolescencia, el catolicismo, la educación y el orden social. Fue fundador de la Revista Mensaje y de la Acción Sindical Chilena.

Motivado por la distancia que en Chile había entre ricos y pobres y por la frialdad con que las clases acomodadas observaban esto, en 1941 publicó el libro "¿Es Chile un país católico?".

El Padre Hurtado murió el 18 de agosto de 1952, a los 51 años, víctima de cáncer al páncreas, del que nunca se quejó; al contrario y aceptando la voluntad de Dios, siempre repetía: "Contento, Señor, contento".
Su funeral fue celebrado por el entonces obispo de Talca, monseñor Manuel Larraín, quien por esos días declaró que es "una visita de Dios a la patria chilena".

El 19 de noviembre de 1995 se abrieron las puertas del Santuario del Padre Hurtado ubicado en el corazón de Estación Central, entre el Hogar de Cristo y la Parroquia Jesús Obrero. Allí descansan sus restos y se calcula que 600 mil peregrinos lo visitan cada año.

Wednesday the 20th. Avenida Clotario Blest 6055 – Pedro Aguirre Cerda - Fono: 2521 1085 - 25243647